Posteado por: jljimenezgarcia | septiembre 4, 2011

Los poetas laureados y el Jerez.


La reciente visita a Jerez del poeta inglés, Andrew Motion , nacido en 1952, formado en Oxford y profesor de Escritura Creativa en la Universidad de East Anglia en Norwich, para recoger, como marcaba la tradición, su bota de sack o jerez, puede ser considerado un hecho cultural de gran trascendencia para nuestros vinos. Andrew Motion es el actual Poeta Laureado por la corona británica . elegido en el año 2000.

Una circunstancia de un valor y significado que va más allá de lo puramente sentimental, y que hunde sus raíces en los primeros vinos que exportaban tímidamente a Inglaterra nuestros antepasados árabes allá por el siglo XII.

A mi parecer, junto con el nacimiento del nuevo mosto en el acto de la pisa de la uva, y éste de la presencia de Andrew Motion en Jerez, son los acontecimientos más relevantes sucedidos en este año al jerez.

Con ello el Consejo Regulador, que ya repitiera el 9 de octubre de 1986 este hecho con el también poeta Ted Hughes (1930-1998), consigue alcanzar un prestigio que le avala merecidamente como institución defensora de nuestros universales caldos.

En el caso de Hughes posiblemente influyera en su decisión su sangre andaluza por parte de bisabuela, amén de su deseo de poder saborear de por vida una buena copa de jerez, en este caso Dos Cortados de Williams & Humbert.

El elemento común a estos dos escritores es su nombramiento por la Casa Real inglesa como Poetas Laureados. Hughes fue designado como tal en 1984, y dos años más tarde vendría a nuestra ciudad para reivindicar una tradición que institucionalizó el rey Jaime I (1603-1625) en 1616, designando, en 1619, a Ben Jonson (1572-1637). A este cargo vitalicio se asignaba una pensión anual de 100 libras y una bota de vino. En los primeros años los elegidos prefirieron malvasía canario (Canary sack), que junto al sherry sack, estaba de moda en la corte inglesa para, más tarde, imponerse definitivamente el jerez.

Esta tradición se rompió en 1790 , cuando el poeta, Henry James Pye (1745-1813), declinó este regalo tan especial a cambio de su valor en metálico de 27 libras, debido a las deudas acumuladas. Esto se hizo definitivo en 1850 cuando Alfred Tennyson (1809-1892), tomó igual decisión, prefiriendo las 27 libras en lugar de su “ butt of sack ”. Pero en 1972, Sir John Betjeman (1906-1984), con buen criterio solicitó a la corona su vino. En esos años, hasta que Hughes impuso la idea original, la reina, Isabel II, enviaba a Betjeman, cada año, una caja de doce botellas de jerez de sus propias bodegas.

Algunos datan este nombramiento, con carácter oficial, a partir de 1670, cuando Carlos II (1660-1685), designa a John Dryden ( 1631-1700) como pimer Poeta Laureado. Dryden, que era católico, fue destituido en 1688 cuando inició su reinado Guillermo III, siendo nombrado, en 1689, Thomas Shadwell (1642?-1692).

En la obra de John Dryden se puede percibir la influencia cultural que ejercía el imperio español en Inglaterra, no sólo a través de sus vinos, al ver entre sus obras títulos como: “ The Indian Emperor ”, de 1665, “ The Conquest of Granada by the Spaniards ” de 1670 y “ The Spanish Friar ” escrita en 1681.

Por lo tanto, la contabilidad de los Poetas Laureados no es exacta. A ello hay que añadir que entre Jonson y Dreyden ejerció el cargo, en 1638, Sir William Davenant (1606-1668). Pero anterior a Jonson, fue Samuel Daniel (1562?-1619) quien lo ejerció, oficiosamente, desde 1599 Por lo tanto, Andrew Motion haría el número 22 de la relación.

El cargo de Poeta Laureado o Poeta Oficial tiene la consideración añadida de miembro de la Casa Real y es nombrado por una Orden Real, cuyo fin primordial es la composición de odas y poemas con motivo de celebraciones oficiales y eventos relacionados con la Casa Real británica.

Curiosamente, uno de los poemas escritos por el actual Poeta Laureado ha creado cierta sorpresa al posicionarse de modo claro en contra del conflicto de Irak. El poema se titulaba “ Causa belli ”, y se iniciaba con la siguiente estrofa : “ Ellos leen buenos libros y hacen citas, / pero nunca aprendieron otro lenguaje/ que no sea el grito de los misiles al estallar ”.

Sin embargo, esta distinción se fue perfilando a lo largo de muchos años, muchos más de la fecha indicada.

En tiempos de Enrique III (1216-1272) existía la figura del Versificator Regis o Poeta del Rey, que recibía un sueldo de 10 chelines al año. Igualmente, durante el reinado de Eduardo III (1327-1377), Geoffrey Chaucer (1340-1400) asumió el título no oficial de Poeta Laureado, recibiendo, además, por parte del rey el añadido de una cantidad de vino.

Chaucer era un buen conocedor de los vinos de esta parte de Andalucía, como quedó demostrado en su obra “ Pardoner´s Tale”, escrita en 1380 e incluida en sus “ The Canterbury´s Tales ” y, posiblemente,. eligiera el sack de Jerez.

En otro periodo importante para nuestro comercio de vinos con Inglaterra, que estaba produciendo a su vez una profunda relación con su cultura y su forma de ver la vida, es el del reinado de Enrique VII (1485-1509), que también tenía en Bernard Andre de Toulouse su poeta oficial. No es casual que el año en que sube al trono se tenga constancia del primer registro de embarque de jerez en el puerto de Plymouth. Tampoco que las buenas relaciones con España se formalizara con el matrimonio de Catalina de Aragón con el Príncipe de Gales, Arturo, en 1501.

El repentino fallecimiento de Arturo precipitó el nuevo matrimonio, en 1509, de Catalina con Enrique VIII (1509-1547).Una primera época de oro para las exportaciones del sherry con las Islas Británicas; no sin razón Catalina se quejaba de que “ El rey, mi marido, se guardaba para sí los mejores vinos de Canarias y Jerez ”.

El rey Enrique tenía su Poeta Oficial, en esta ocasión era John Skelton (c 1460-1529). Tradición que continuaría su hija Isabel I (1558-1603) en 1591, al nombrar al bardo Edmund Spencer (1552?-1599).

Con seguridad no le faltaría el buen vino de jerez traído por Drake en el saqueo de Cádiz.

Sobre tan apasionante asunto se pueden consultar las siguientes monografías, obras que serían interesante pudiesen estar en los fondos documentales del Consejo Regulador, para evitar errores como los aparecidos en la prensa: “ He Laureateship ” de E.K. Bradus, “ Poets by Appointment ” de Nick Russel, “ The Poets Laureate ” de J.Ch. Wright., asi como “ The Poets Laureate ” de K. Hopkins.

Por Jose Luis Jiménez García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: