Posteado por: jljimenezgarcia | septiembre 4, 2011

Wlliam Skakespeare y el Jerez.

“ Sherry, sherry, sherry, by my troth he makes me merry”
“Bartholomew Fair” (1614), de Ben Jonson.
“Sherry, sherry, sherry, verdaderamente es lo que me hace feliz”)

Que a estas alturas no exista un trabajo serio y ajustado de las implicaciones que el jerez tiene en la obra de uno de los más grandes de la literatura universal, como es el escritor inglés Williams Shakespeare (1564-1616), no deja de sorprendernos; pero, aún más, si esta afirmación se hace desde la misma ciudad que le da nombre a este vino, verdadero milagro de la naturaleza y de la laboriosidad de cientos de generaciones, que ha visto como gran parte de su historia se debe a la influencia ejercida por los británicos.

¡Qué diferente sería si esas poéticas alabanzas se las hubiese dedicado Shakespeare a cualquier vino francés!. Ahora tendría erigida una bella estatua en el centro de la mejor plaza de la ciudad, y no un feo monolito escondido en un retirado parque.

Esa insignificante consideración tenemos los jerezanos al poeta y dramaturgo que más y mejor publicidad ha hecho de nuestros caldos. En ocho de sus obras podemos encontrar unas cuarenta y dos referencias al sack , un término genérico de los vinos importados aplicado casi exclusivamente al jerez como el de sherris sack, o simplemente sherris , como se conocía en la edad media a la actual Jerez. En ese mismo periodo, conocido como isabelino, había escritores, como su amigo Ben Jonson que empezaron a imponer la forma que se ha mantenido hasta hoy de sherry .

Nadie lo ha igualado, incluido los representantes de nuestra literatura, con la obviedad hecha, entrado ya el siglo XIX, de Benito Pérez Galdós. Y, por increíble que parezca, esto es así; nada, o casi nada, se ha investigado en este sentido, y lo poco que se ha hecho ha sido, como siempre, recurriendo a los mismos lugares comunes y perpetuando los errores que se han mantenido a lo largo de los años.

Para añadir más confusión al asunto, el traductor al español de las obras completas del bardo inglés, consideradas a partir de los años treinta como referente, Luis Astrana Marín, se dedica de forma arbitraria a traducir el concepto de sack , en ocasiones, como jerez, y las más de las veces, como el vino de canarias.

Tal vez, aunque no hay certeza de este hecho, uno de los motivos que le hicieron viajar a España en 1605 con la embajada de Lord Nottinghman sería la posibilidad de catar nuestros vinos en el país de origen.

Es cierto que Shakespeare no dejó en el olvido a otros vinos de España, como el bastardo (“ bastard ”), un vino dulce parecido al moscatel, ni al malvasia canario, mencionado, por ejemplo, en la divertida comedia, “ Las alegres comadres de Windsor ”, escrita en 1599, donde comparte la mesa con el sack jerezano, cuando el hostelero dice: “ I will to my honest knight Falstaff, and drink canary with him ” (Voy por mi honrado caballero Falstaff y a beber con él un trago de vino de Canarias).

Lo mismo ocurre en “ Ricardo III ”, de 1593, en los que algunos quisieron ver jerez cuando verdaderamente era en un barril de malvasía donde es ahogado por orden del rey, el 17 de febrero de 1478, el Duque de Clarence : “I´ll drown you in the malmsey-butt within ” (Te ahogaré dentro de un barril de malvasía).

Todo ello hace patente la necesidad de analizar con detenimiento la influencia que el vino de jerez venía ejerciendo en la sociedad inglesa desde el reinado de Enrique I (1100-1135), y plasmado en multitud de obras literarias. Este predominio se iría afianzando a lo largo de los siglos con los reyes de las distintas casas que reinaron en Inglaterra.

Su ascendente trayectoria llegaría imparable hasta finales del siglo XIX. Curiosamente, en un folleto inglés de 1612, se puede observar como nuestros vinos se codeaban con los mejores de Europa en los mejores ambientes londinenses: “ Unos beben vino seco de Orleans, otros de Gascuña y otros de Burdeos. Allí no falta el canarias y el jerez ”.

Shakespeare solía compartir sus juergas, regadas con vino de jerez en la famosa taberna “ Boar´s Head ”, con otros famosos autores del momento los cuales también ensalzaron al vino jerezano en sus obras, como Christopher Marlowe (1564-1593) y Ben Jonson (1572-1637). Ese mismo vino le inspiraría las más bellas expresiones que nunca se ha hecho al jerez, como así ocurre en la trilogía dedicada a los tres monarcas pertenecientes a la casa de Lancaster, buenos aficionados al sack andaluz. Periodo comprendido entre los años de 1399 y 1461.

Para ello se valdrá de un simpático y pícaro personaje, que tiene su trasunto real en la figura de sir John Oldcastle; una de sus creaciones literarias mejor conseguida, una especie de Sancho Panza a la inglesa, nos referimos a Falstaff.

Sir John Falstaff, figura muy querida por la reina Isabel I, era conocido con el apodo de “ Sir John sack-and-sugar ”, debido a la costumbre poco ortodoxa de la época de echar azúcar al vino, según se puede ver en “ Enrique IV ”, 1ª Parte (1597): “… if sack and sugar be fault, God help the wicked ” (Si el sack con azucar es un defecto, ¡que Dios perdone al miserable!).

Pero también era exigente con los taberneros que adulteraban el vino, tal como se observa en la misma obra: “ You rogue, here´s lime in this sack too ” (¡’Qué villano eres!, también hay cal en el sack).

Y el mejor regalo que alguien le pudiera hacer era una invitación de jerez, como cuando en “ Las alegres comadres de Windsor ” Bardolph le anuncia que un tal maese Brook le trae como presente una buena dosis de sack: “ hath sent your worship a morning´s draught of sack ”.

Tal era su pasión por el jerez que incluso, cercana su muerte, pedía llorando un sack. Así lo relata su amigo Nym en “ Enrique V ”, de 1598: “ They say he cried out of the sack…” (Dicen que pedía a voces un sack).

Un análisis pormenorizado necesitaría su famoso soliloquio que sobre el jerez hace en la escena III del acto IV de “ Enrique IV ”, 2ª parte, que por su extensión y profundidad de contenido deberá ser estudiado en otro momento, pero que es considerada por todos la más excelsa loa al vino del Marco de Jerez. Un cuadro detallado de las mejores virtudes de este vino.

En las obras en las que Shakespeare hace referencia al jerez podemos conocer los variados usos que de él se hacía, quienes eran sus habituales consumidores y dónde lo bebían, el valor que se le otorgaba, etc.

En “ Enrique VI ”, fechada entre 1590 y 1592, uno de los vecinos brinda con otro por su éxito con una copa de sack: “ I drink to you in a cup of sack ”.

También solían tomarlo caliente, así en “ La noche de Epifanía ”, escrita en 1600, sir Tolby Belch dice. “ Come, come, I´ll go burn some sack ” ( Vamos, vamos, voy a calentar un poco de jerez”).

Y en la “ Tempestad ”, una de sus últimas obras, de 1613, Stephano se salva de morir ahogado gracias a una bota de vino de jerez: “ I scaped upon a butt of sack ”.

Comentar que en el juego de enredos que se produce en “ La doma de la bravía ” también interviene el jerez cuando el sirviente ofrece a un falso señor su bebida: “ Will´t please your lordship drink a cup of sack ?”.

Como hemos visto, Shakespeare compartía los placeres que le daba el vino de jerez con otros muchos escritores y autores del momento, a Marlowe y Jonson hay que unir una lista importante, que a su vez necesitarían ser estudiados en detalle; baste dejar constancia de sus nombres: Thomas Fuller, Thomas Middleton, F. Beaumont, J. Fletcher, Robert Baron y Nicholas Breton .

El vino de jerez estaba de moda en la corte y en las tabernas del Londres de los siglos XVI y XVII. Una época que coincidía con el auge del imperio español y el esplendor que difundía la cultura española del siglo de oro de sus letras, a lo que se unía el control del comercio por mar y tierra.

Tal vez por eso el poeta y dramaturgo inglés, Thomas Randolph (1605-1635), discípulo de Ben Jonson, en su “ The Praise of Old Sack” (“Plegaría al jerez añejo”), llegaría a resumir el verdadero significado que un jerez viejo tenía para estos intelectuales: “ We care not for money, riches, nor wealth / Old sack is our money, old sack is our wealth” ( No nos preocupa dinero y riqueza, ni el lujo / Un jerez añejo es nuestro dinero, un jerez añejo es nuestro lujo”).

Por Jose Luis Jiménez García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: