Posteado por: jljimenezgarcia | abril 14, 2018

ETIQUETA CON HISTORIA

NICANORVILLALAZPANAMAJEREZETnicanor-villalaz-lamela

Nicanor Villalaz Lamela (1855-1932), autor del escudo nacional de Panamá.

 

 

Anuncios
Posteado por: jljimenezgarcia | abril 5, 2018

JEREZ: ARTE Y ETIQUETAS (II)

MAJAETIQUETAVAL

 MAJAETIQUETAARCH

Posteado por: jljimenezgarcia | marzo 24, 2018

ARTE: ANDALUZAS Y MANZANILLA

vivasevillaIlustracionEspañola

ilustracionespañolmujercopa

lamanzanillaarhivo2

luisaguilavinobotella001

Posteado por: jljimenezgarcia | marzo 20, 2018

Arquitectura y etiqueta

ETIQUETAPLANETA

Alberto de Palacio y Elissague (1856-1939) fue un arquitecto  vasco, conocido por una gran variedad de obras que llevó a cabo a lo largo de su vida . En 1891 realiza el proyecto del Monumento a Colón, primer premio y medalla de oro del Concurso Internacional de Chicago, y retomado, años más tarde, para construirlo junto al Palacio de Cristal.  Obra que no llegó a realizarse.
Alberto de Palacio había ideado un portento lleno de metáforas del descubrimiento: La esfera representaba el planeta, con los continentes y océanos representados en su superficie, y en la cúspide aparecía una reproducción de la carabela Santa María con Colón y su tripulación a bordo.
La esfera ocuparía un volumen descomunal de 4.180.000 metros cúbicos, y una superficie de 125.000 metros cuadrados, e iría situada junto al Palacio de Cristal, del propio arquitecto.

ALBERTOPALACIOesferaCuartoCentenario

esferaplanetaalbetopalacio

 

Posteado por: jljimenezgarcia | marzo 20, 2018

La reina Victoria Eugenia a caballo,de la foto a la etiqueta.

reinavictoriacaballoeti

casetaferyaER771930reina2

reinavictoriacaballo2

Posteado por: jljimenezgarcia | marzo 13, 2018

Anuncio de Double Century dirigido por Alan Parker

ColletDickensonPearcedoublecenturyAlanParkeryjerez

El anuncio para el Double Century, de Domecq,  fue rodado en parte en la Cartuja y Castillo de Macharnudo. en 1979 por Alan Parker.  Para la agencia COLLET DICKENSON PEARCE. Pruducido por Alan Parker Film Co. Director artístico Bob Isherwood. Cámara Brian Tufano. Rodado en ROTOCOLOR. El cliente fue Luis Gondon & Sons. Musica V. Flick.

Posteado por: jljimenezgarcia | marzo 11, 2018

VISTAS DE JEREZ DESDE UNA VIÑA EN 1839.

La finca de la Granja, cercana a Jerez, fue pintada en 1839 por Louis Taffien. Era propiedad de Pedro Domecq Lembeye. En la actualidad ofrece este lamentable aspecto de abandono.
Desde su azotea se pintó esta vista de la ciudad.

taffiendomec

Lagranjadomecqcasa3

pedrodomecqLembeye-1787-1839

taffienjerez

Recientemente, dos curiosas e inéditas vistas de Jerez, pintadas en 1839, han sido vendidas en Inglaterra por una casa de antigüedades, exactamente por Thomas Coulborn&Sons. Ambas están descritas, firmadas y fechadas. Sin embargo desconocemos la identidad del comprado.
Las obras.
La que nos ofrece la vista panorámica de Jerez está pintada desde el techo de la finca, lo que sugiere que el artista recibió un encargo muy específico de alguien estrechamente relacionado con la casa. La perspectiva nos permite ver las fachadas de las dos bodegas situadas en la actual calle de Méndez Núñez, así como parte de la catedral, San Miguel, en el lado izquierdo, y Santiago en el otro extremo. La otra es una vista casi frontal de la casa residencial que Pedro Domecq Lembeye poseía a las afueras de Jerez, rodeada de viñedos. Esta pertenecería a la familia hasta que su hermano, Juan Pedro, adquirió en 1855 lo que ahora se conoce como Palacio Domecq, mandado a construir por el Marqués de Montana en 1778. La primera fue pintada en febrero de 1839, y la segunda al mes siguiente, con unas dimensiones, sin marcos, de 84`5×40´5 cm.
La Granja.
La casa parece ser que es la existente en la finca conocida como La Granja, propiedad de la familia Domecq, tal como me indica mi amigo, y colaborador habitual de este medio, Agustín García Lázaro. Pascual Madoz, en 1848, hace este comentario: “La Granja, propiedad de d. Juan Pedro Domecq, situada sobre la margen del rio Guadalete, a 1/2 legua de la población, camino de la Cartuja, comprende una casa muy bella¡ cercada de un vistoso jardín con diferentes árboles.
En esta casa vivió el matrimonio de Fernando Domecq Rivero y Rosario Vergara Gordon, entre los años `50 hasta los `70.

Pedro Domecq Lembeye.
Pedro Domecq Lembeye, nació en Usquian, Bajos Pirineos, en 1787. Era hijo de Juan de Domecq y Catalina Lembeye. Dicho de otro modo, era nieto de María Haurie, la hermana del fundador de la firma “Juan Haurie y Sobrinos”. Por su condición de noble, Pedro Domecq Lembeye había tenido que dejar Francia, junto con su familia, para huír de la persecución de los revolucionarios. Muy joven, comenzó a trabajar en Londres, en “Gordon, Murphy and Co.” para posteriormente constituír, en 1809, con John James Ruskin – padre de J. Ruskin, famoso filósofo y crítico de arte – y de Henry Telford, la sociedad “Ruskin, Telford&Domecq”, compradores de sherry y agentes exclusivos en Inglaterra de la firma instituida por su tío-abuelo. En 1818, dos años después de su llegada a España, Pedro Domecq Lembeye firma la escritura por la cual adquiere de su tío, Juan Carlos Haurie, los derechos de la firma “Juan Haurie y Sobrinos”. De esta forma, en 1822, funda la razón “Pedro Domecq”. Durante su gestión, la empresa se sitúa a la cabeza del comercio de los vinos de Jerez y adquiere una sólida estabilidad financiera. Trajo de Francia un revolucionario aparato rectificador para aguardientes de alta calidad, haciendo venir de París a Pedro Alegre para instalarlo en la zona conocida como Puerta de Rota. El 12 de octubre de 1823 recibió la visita del rey Fernando VII, que lo nombraría, un año más tarde, Gentilhombre de Cámara, haciéndole proveedor suyo y concediéndole el privilegio de unir las Armas Reales a la Casa. En 1814 se había casado en Londres con Diana de Lancaster, con la que tuvo cinco hijas, las cuales llegarían a casarse con la más refinada nobleza francesa. Con ello, las herederas se desligaron por completo de los negocios de su padre. Esta circunstancia le llevó a tomar la decisión de proponer a su hermano, Juan Pedro Domecq Lembeye, que se convirtiera en su colaborador, con una participación en la empresa. Pedro Domecq Lembeye, que padecia de reuma, fallecería de forma accidental al caer en un barreño de agua hirviendo en 1839. El mismo año en el que se pintó las acuarelas. Se sabe, a través de los escritos del hijo de su socio, el famoso crítico de arte John Ruskin, que en 1839 su padre estaba coleccionando activamente acuarelas. Si Ruskin o Telford tuvieron algo que ver con el encargo de estas obras no está claro, pero las si se sabe que fueron remitidas muy rápidamente al Reino Unido, con sus marcos originales de palisandro montados por una reputada tienda de Aberdeen, activa por aquellos años.
El pintor.
De Luis (o bien Luigi o Louis) Taffien, nacido en 1811, y fallecido en 1866, poco se sabe. Fue un pintor de paisajes que hablaba español con fluidez y que tuvo residencia en Nueva York y España. Mientras estaba en Nueva York realizó el cuadro titulado El gran incendio de 1835 visto desde Brooklyn, Nueva York. Un gouache de tinta negra sobre grafito colocada en papel japonés que se encuentra en el Museo de la Ciudad de Nueva York. También residió, hacia 1849, en Malta.

Posteado por: jljimenezgarcia | febrero 17, 2018

Majo de Jerez, 1842.

 

majojerezframe

Majo de Jerez, 1842.

Estampa editada para la colección de Galerie Royale de Costumes, basado en los dibujos de Blanchard y litografiados por Dollet y Janet-Lange. Espléndidamente acuareladas y terminadas con goma arábiga. La colección completa de España son 23 estampas, difíciles de encontrar juntas. La serie completa de todo el mundo son de 245 láminas.

Posteado por: jljimenezgarcia | febrero 6, 2018

Café Los Cisnes / Restaurante Fornos

hotelloscisnesFornos

fornosrestau

Forno interiorRestaurada

FORNOSJEREZ

Posteado por: jljimenezgarcia | febrero 3, 2018

La venta del gato: arte y etiqueta

valdespinocontrabandistaAguila

En Sevilla, y en mitad del camino que se dirige al convento de San Jerónimo desde la puerta de la Macarena, hay, entre otros ventorrillos célebres, uno que, por el lugar en que está colocado y las circunstancias especiales que en él concurren, puede decirse que era, si ya no lo es, el más neto y característico de todos los ventorrillos andaluces. ….  -Pensaba -le contesté- en la Venta de los Gatos, y revolvía aquí, dentro de la imaginación, todos los agradables recuerdos que guardo de una tarde que estuve en San Jerónimo… En este instante concluía una historia que dejé empezada allí y la concluía tan a mi gusto que creo no puede tener otro final que el que yo le he hecho. Y a propósito de la Venta de los Gatos -proseguí, dirigiéndome a mi amigo-, ¿cuándo nos vamos allí una tarde a merendar y a tener un rato de jarana?. Del cuento: Venta de los gatos, de Gustavo Adolfo Becquer.

ADOLFOAGUILAVENTAETIQUETA

ventalosgatosgrabado

 

 

Older Posts »

Categorías